Amarantos de hojas

Clasificación botánica

Los Amarantos forman parte de la Familia de las Amaranthaceae y de la Tribu de las Amarantheae. El género Amaranthus comprende unas 65 especies conocidas.

Existen tres tipos de Amarantos con hojas:

– Las especies cultivadas procedentes de los centros de diversidad de Centroamérica y de Sudamérica son: Amaranthus hypochondriacus, Amaranthus cruentus y Amaranthus caudatus. Las variedades con semillas blancas, amarillas o color rosa son consideradas como Amarantos con semillas pero pueden ser cultivadas también por sus hojas. Las variedades con semillas negras son más particularmente conservadas por sus hojas.

– Las especies cultivadas procedentes de los centros de diversidad asiáticos tales como el Amaranthus tricolor. Estas variedades sólo son cultivadas por sus hojas y producen pocas inflorescencias y pocas semillas, a lo largo del tallo.

– Los Amarantos salvajes que poseen unas sesenta especies y que son consumidos por los pueblos de todos los continentes: Amaranthus palmeri (al suroeste de EEUU), Amaranthus dubius (en la India, en Indonesia y en África), Amaranthus graecizans (en Grecia), Amaranthus lividus (en Eurasia), Amaranthus mantegazzianus (en Argentina), Amaranthus retroflexus (en Norteamérica), Amaranthus viridis (en los  Trópicos), etc. Estas especies se resiembran abundantemente.

Amaranto Tarahumara Okite

Nutrición

Las hojas de Amaranto son una fuente excelente de hierro, calcio, proteínas, Vitamina C y oligoelementos.

A título de comparación tenemos por ejemplo: las hojas de Amaranto tienen tres veces más vitamina C, 10 veces más caroteno, 15 veces más hierro, 40 veces más calcio que los tomates. Las hojas de Amaranto contienen tres veces más vitamina C, tres veces más calcio y tres veces más niacina que las hojas de espinaca.

Veamos ahora el ejemplo de Amaranthus palmeri, ampliamente consumido por los pueblos Yaqui, Papago y Pima en el desierto de Sonora en América. Este Amaranto contiene tres veces más calorías, 18 veces más vitamina A, 13 veces más vitamina C, 20 veces más calcio ¡y 7 veces más hierro que las hojas de lechuga!


Polinización

Los Amarantos producen las flores macho y las flores hembra en la misma planta. Los Amarantos son plantas autofecundas. Según recientes investigaciones parece ser que del 5 al 30 % de las plantas son polinizadas por el viento y por los insectos.

Todo depende, de hecho, del entorno y de las poblaciones de insectos. Nosotros hemos pensado durante años que los Amarantos se hibridaban sólo bajo el efecto del viento pero cuando elaboramos jardines de producción de semillas en el sur de la India, nos dimos cuenta de que los panículos de Amaranto estaban cubiertos de cientos de pequeñas abejas sin dardo del género Trigona que libaban durante largas horas.

Amaranto Dreadlock

Si esto es así, es cierto que las hibridaciones inter-varietales o inter-específicas son muy elevadas.

A fin de evitar este proceso de polinización cruzada, aconsejamos aislar toda variedad de Amaranto con hojas, de otra variedad de Amaranto con hojas o con semillas por medio de una distancia de algunas centenas de metros a un kilómetro, en función del entorno y de los insectos.

Esta distancia puede reducirse cuando existen barreras vegetales naturales, o diseñadas, como por ejemplo las plantaciones de maíz, de quínoa, de clavelones nematocistos o de sorgos. Esto se aplica en zonas templadas en las que, a priori, los insectos polinizadores no están presentes en los panículos de Amaranto.


Producción de semillas

Es posible también cubrir el panículo con una bolsa durante el proceso de formación pero antes de que se formen las primeras flores. En este caso, para evitar la depresión genética, es aconsejable cultivar juntas  4 o 5 plantas en una caja y recubrirlas con la misma bolsa de tul o malla. El viento debería ser suficiente para encaminar al polen hacia las flores hembra, pero podemos igualmente sacudir vigorosamente el ramo de panículos cada mañana a fin de favorecer la fecundación. La bolsa debe permanecer en su sitio hasta que llegue el momento de la recolección y la fructificación que son muy escalonadas: cuando maduran las primeras semillas en la parte inferior del panículo, las flores se están abriendo todavía en la parte superior.

La recolección de las semillas puede hacerse progresivamente, a lo largo de la maduración, sacudiendo los  panículos en un gran saco de papel. Podemos también cortar el tallo y poner a secar toda la planta cabeza abajo sobre un tul o tejido en un lugar seco, ventilado y sombreado. A continuación hay que batir los panículos para permitir que se liberen las semillas.

Para la limpieza final podemos utilizar un tamiz de malla muy fina. También podemos, cuando trabajemos con pequeñas cantidades, depositar las semillas en un cuenco y hacerlas girar para que los residuos emerjan a la superficie.

Las semillas de Amaranto tienen una duración germinativa media de 10 años. El color que tienen las semillas en las variedades de Amaranto que tienen semillas, es normalmente blanco, rosa o amarillo. Sucede a veces que encontramos semillas negras en las bolsitas para sembrar y en este caso es aconsejable quitarlas con unas pinzas de depilar.

Amaranto Cabeza de Elefante

Mencionamos aquí una experiencia realizada por David Brenner, responsable de las colecciones de Amaranto en EEUU, que pone en evidencia la importancia que tiene para la pureza varietal el eliminar las semillas negras.

“En 1992, sembré experimentalmente semillas negras procedentes de un lote comercial de semillas de Plainsman que contenían sólo una pequeña cantidad de estas. De las 76 plantas que obtuve a partir de esas semillas negras, el 39 % de las plantas se parecían a las Plainsman pero tenían semillas negras; el 13 % tenían semillas negras y características de plantas salvajes; el 28 %  de las plantas se parecían a las Plainsman y tenían semillas blancas; el 16 % tenían semillas blancas y características de plantas salvajes.

Se hizo también una parcela de control sembrando exclusivamente semillas blancas: de las 141 plantas obtenidas, ninguna se caracterizó por semillas negras o características de plantas salvajes.”