¿Por qué las semillas criollas?

Diversidad de semillas criollas : Difundiendo sabores y nutrición orgánica

En Costa Rica existen nuevas generaciones más curiosas con la idea de probar y disfrutar de un ayote rojo o de un tomate verde y dulce, cansadas o alérgicas a esos tomates sin sabor, duros como el plástico.

Podríamos pensar que la semilla es un tema reservado para los campesinas o jardineros; pero aunque usted no tenga la posibilidad de sembrar, tiene un papel importante en la conservación y en la difusión de éstas.

El 90% de la diversidad alimentaria se perdió en los últimos cien años. En otras palabras, en este último siglo se ha erosionado la diversidad genética creada y reproducida por nuestros ancestros durante al menos 40.000 años.

¡ Esta realidad es mundial !

Podríamos culpar a la globalización, a las subvenciones de los países del norte, o a la industrialización de la agricultura, con sus monocultivos y sus créditos, que han creado competencias desleales para los pequeños productores. También podríamos creer que es por la omnipresencia de la gran distribución, que estandariza la oferta y selecciona variedades híbridas F1 (variedades de primera generación que se degeneran si uno las quiere cosechar y volver a sembrar) .

Lo cierto es que la concentración rápida del mercado de las semillas comerciales, hoy controlado en su mayoría por cuatro industrias, afecta la autonomía y la libertad de los pueblos. Ahora que tenemos acceso a la información, nuestra responsabilidad es mayor. ¿ Por qué no empezamos a buscar quién produce nuestra comida y a priorizar nuestras compras a estas personas campesinas en circuitos cortos ?

Una gran mayoría de los consumidores ya sabe que un producto orgánico no enferma tanto como el mismo producido de forma convencional; es decir, con agroquímicos. Recien se empieza a tener conciencia de que un producto orgánico, producido con una semilla de polinización abierta, es muchísimo más nutritivo que uno producido a base de una semilla comercial F1, que se degenera. La triste realidad es que la gran mayoría de la producción orgánica mundial está basada en semillas híbridas F1, limitando la autonomía de las personas productoras y la calidad nutritiva de lo que comemos.

En Europa y desde hace más de 25 años, la asociación Kokopelli vende cerca de 3.000 variedades de semillas, mayormente a los jardineros y a los pequeños agricultores. Hemos visto que muchos de nuestros clientes nos apoyan comprando semillas como “un regalo fértil” para amigos o familiares que producen. También lo hacen siendo solidarios con una tribu de 12.000 personas socias, la cual no sólo rescata la diversidad, sino que apoya acciones en las cortes europeas, para denunciar las leyes que pretenden apropiarse de este patrimonio de la humanidad.


Potencial para rescatar y reproducir semillas en Costa Rica

En Costa Rica, después de 10 años de regalar miles de paquetes de semillas en todo el país, decidimos comercializar aquellas producidas localmente. Para poder valorar realmente la semilla y comprarla al productor a un precio justo, necesitamos venderla. Elegimos avanzar en este sentido, sin buscar subvenciones para garantizar nuestra integridad e independencia.
Conscientes de que gracias a los compradores podremos preservar esta diversidad, apoyamos a los productores para que se diferencien a través de sus innovaciones en cultivos y productos transformados.

Al nivel mundial existen algunos actores como Kokopelli, que ofrecen una diversidad significativa de semillas ; pero en África, Asia y América Latina los actores son casi inexistentes frente a una demanda enorme. Es cierto que todavía la mayoría de los productos agrícolas orgánicos disponibles en el mercado local fueron desarrollados desde almácigos convencionales y F1 ; pero hay un despertar y los productores están re-aprendiendo a producir sus almácigos.

Gracias al trabajo del sector ecologista y de la Red de Semillas se han creado infraestructuras, organizado talleres y desarrollado encuentros e intercambios de semillas para fortalecer la soberanía alimentaria. Pero desgraciadamente muchas veces sólo hay pequeñas cantidades de granos básicos disponibles y las semillas de hortalizas, flores, aromáticas y medicinales no se consiguen fácilmente.

Hoy en día necesitamos más producción y más coordinación, con un mercado más comprometido, idealmente capaz de apoyar económicamente al productor. En nuestra red, la mayoría de productores de semillas vive exclusivamente de eso… y viven mejor que muchos productores de hortalizas. Aquí, estamos co-creando un oficio nuevo ; buscamos más personas productoras comprometidas con las semillas, y con el rigor y el cariño que merecen.

Hemos consolidado un pequeño grupo de productores, que aprendieron los primeros trucos ; adquirieron experiencia en la producción de unas 150 variedades de semillas en varios tipos de suelo ; e invirtieron en infraestructura para estar en condición de lavar, fermentar, secar y seleccionar un volumen significativo de semillas de polinización abierta.

Junto con el agua y el aire, las semillas son los últimos recursos en vía de privatización y de extinción. Tenemos que defenderlas unidos, para seguir libres. Es tiempo de movilizarnos reproduciendo, promoviendo y compartiendo estas semillas que nos conectan con nuestras memorias. Ellas son el puente entre el pasado y el futuro, entre el productor y el consumidor, entre las generaciones y los géneros. ¡ Más que unos recursos genéticos, las semillas representan la Vida y todos sus potenciales !

Les invitamos a contactarnos para más información y para participar en nuestra dinámica fértil como persona productora, distribuidora o consumidora.

 

 

 

video de nuestros productores (por favor activar subtitulos en español para entender lo que piensan)